La palabra “trabajo” y “trabajar” provienen del antiguo castellano “trebejare” que significa “esfuerzo” o “esforzarse”,  se deriva de la palabra tortura de la antigua Roma cuyo nombre era “tripalĭum que significa “tres palos”, en latín del siglo VI en el cual los reos eran atados en una especie de cepo formado por tres maderos donde cruzados quedaban inmovilizados mientras se les azotaba, también proviene al igual del verbo “tripaliāre”, que significa “torturar” o “torturarse”.

La esclavitud fue asociada como forma natural de trabajo, posterior a la democracia y sindicalismo deja de ser predominante y trasciende al “trabajo asalariado”

A partir de ese momento el trabajo se asocia al poder adquisitivo, al desarrollo de la identidad personal y social, reputación e integración al círculo social, desarrollo de habilidades como la tolerancia, resolución de problemas y desempeño de múltiples tareas, entre otras.

Pero,  ¿Por qué trabajamos?

A continuación las principales motivaciones por las cuales trabajamos:

  • Motivación Extrínseca: Son estímulos o recompensas que la persona necesita para realizar desarrollar con interés y empeño su actividad. Estas personas pueden disfrutan de sentirse escuchados, valorados, queridos, reconocidos y promovidos por sus logros en la organización.

  • Motivación Intrínseca: Se evidencia cuando se considera algo demasiado importante y con dedicación se entrega a la labor, aportando las mejores ideas y creatividad al máximo para obtener el mejor resultado del esfuerzo. Dicha motivación se asocia con la superación personal, programas de mejora continua, perfeccionamiento, eficacia, autonomía, fidelización y desarrollo del empleado dentro de la estructura organizacional.

  • Motivación Trascendente: Es aquella en la que la satisfacción proviene del beneficio que obtienen terceras personas. Es una motivación para los demás, por lo que aquí encajan todos aquellos trabajos que se realizan por propia voluntad, la más representativa es el desempeño de aquellos que trabajan en las organizaciones no gubernamentales.

  • Motivación Transitiva: Se relacionada con lo que se puede aportar a los demás, traspasando su valor en beneficio de otros. Dicha motivación requiere las tres motivaciones mencionadas anteriormente.

Cualquiera de los motivos mencionados generara resultados productivos hacia el campo productivo, durante nuestro desarrollo laboral experimentamos distintas motivaciones, lo importante será identificar el por qué y para que trabajamos, seleccionar y mantener nuestra plaza laboral acorde a nuestras creencias e incentivos permitirá desempeñarnos con propiedad y satisfacción. No hay nada más satisfactorio que realizar lo que realmente deseamos y sentirnos recompensados por ello.

Para consultas contáctanos ⇒ Aquí o escríbenos a la siguiente información.

flayer

 

Consultor Online | Creadora y Editora | Profesional en Psicología y Coach | Especialista en Recursos Humanos con experiencia en diferentes sectores empresariales | Talleres Privados  | Visitamos en el sitio web www.cvcoachingvocacional.com contáctanos.

Advertisements

One thought on “¿Por qué trabajamos?