El Buen Ejemplo

Cuentan lo sucedido… Un día, un hijo tomó a su padre a un restaurante para comer. El padre, siendo muy viejo y débil, estaba dejando comida en su camisa y pantalones, durante su cena. Los comensales lo miraron con disgusto, mientras su hijo estaba tranquilo.

Después de que el termine de comer, su hijo que no estaba en absoluto avergonzado, silenciosamente lo llevó al baño, limpió los restos de comida, quitó los manchas, peinó su cabello y ajustó sus gafas firmemente.

El Joven y El Viejo

Cuando salieron, todo el restaurante los estaba observando en silencio, incapaz de comprender como alguien no podía avergonzarse públicamente de eso manera. El hijo arregló la cuenta y comenzó a salir con su padre, brazo a brazo.

En ese momento, el anciano entre los comensales llama al hijo y le pregunta: “¿No crees que has dejado algo?”

El hijo responde, -No, señor, no lo he hecho.
-El viejo replica, “i Si lo has hecho, Dejaste una lección para cada hijo y para cada padre aquí hoy, ¡Gracias, Enseñas con tu ejemplo!

Moraleja: No te canses de hacer el bien, por que aquél que da sin esperar nada a cambio, todo que siembra un día lo cosechará en abundancia.

Para consultas escríbenos y si te ha gustado compártelo. Somos www.cvcoachingvocacional.com 

Propaganda

 

Advertisements

Deja tu mensaje