Si bien es cierto que el empleado pasa el mayor tiempo en el trabajo y el compañero (a) está muy atractivo (a) y seduce al hablar,  no es conveniente generar una relación más allá de lo laboral.

Existen países como el nuestro donde algunas empresas permiten que la pareja de enamorados trabaje en la organización pero en diferentes departamentos, para que desarrollen su independencia y evitar que se afecten las relaciones laborales.

Es una manera de naturalizar dichas relaciones, pero en ocasiones frente a alguna exigencia por parte de la empresa, la pareja del empleado puede generar solidaridad con el compañero (a) y salir en su defensa. 

Se considera que los miembros de la relación deberían desarrollar su propia identidad y reconocerse por su propio nombre  y no con la connotación o alias de “El o La Señor (a) de …  ”, ya que esto determina un trato especial.

Existen tendencias donde la pareja de menor rango siente mayor seguridad en la compañía, porque esta respaldada emocionalmente por un cargo superior y esto puede afectar su desempeño laboral, o puede que su cargo cobre un valor mayor por su relación con uno superior.

En otras situaciones puede suceder que personas con cargos de influencia inciten a una relación amorosa con alguno de sus colaboradores, y la otra parte acepta por desconocimiento o porque lo considera como oportunidad para ascender, situación que viola cualquier política organizacional.

Otras compañías son más radicales y consideran que las relaciones amorosas entre compañeros atentan con los ideales de la misma. En caso de comprobar la existencia de una relación amorosa por el ente de control “Gerencia General, Recursos Humanos u otro”, los dos serían despedidos o  en su defecto para algunas empresas el cargo de mayor antigüedad permanecería en la organización. Esta ultima situación genera favoritismo y la política organizacional debería aplicarse para toda la empresa. 

Las relaciones amorosas, incentivan a canales de comunicación informal y pueden generar un riesgo en la seguridad de la empresa.

Que las decisiones y esfuerzos de la organización no se definan entre sabanas. Todos somos capaces y sin trucos de desarrollar una carrera profesional. Es cierto que existen excepciones donde personas llegan a amarse al conocerse en el trabajo, pero mantenga su imagen profesional. Vale más su vida privada, su empleo…y  ¡Haga lo que le plazca fuera de la oficina!

Para consultas contáctanos ⇒ Aquí o escríbenos a la siguiente información.

flayer

Consultor Online | Creadora y Editora | Profesional en Psicología y Coach | Especialista en Recursos Humanos con experiencia en diferentes sectores empresariales | Talleres Privados  | Visitamos en el sitio web www.cvcoachingvocacional.com contáctanos.

Advertisements